El Silencio de los Inocentes

La tendencia normal entre las personas “racionales” enfrentadas a un fenómeno desconocido es la de correr a consultar con algún profesional que sepa. Pero, en este caso ¿Quién sabe?

Aquí comenzó una larga peregrinación entre “especialistas” algunos buenos y otros no tan buenos.

Sobre esta parte nos extenderemos posteriormente y tal vez en una pagina humorística que podría inaugurar Mariano, con decirles que algunos nos recibieron con largas túnicas blancas, otros con buzos espaciales y grandes medallones, nos obligaron a tomarnos de las manos y ponernos gorros de cobre con antenas de alambre, etc, etc, etc.

Como la comunicación radial en 11 mts es pública mucha otra gente comenzó a subirse al carro, algunos con no muy claras intenciones. Así fue como empezaron a aparecer representantes de sectas y otros extraños y tenebrosos grupos que pretendían convencernos de que nos uniéramos a ellos.

También hay que sumar el acoso periodístico del que fuimos objeto, especialmente de parte de la prensa extranjera, quienes entrevistaron a algunos de nosotros y luego publicaron lo que ellos quisieron, incluso insultando a entidades políticas o religiosas, lo que es algo que nosotros nunca deseamos ni autorizamos.

Debido a lo anterior muchos contactados, sabiamente, se desligaron del grupo y hoy no quieren ni oír hablar del asunto.

Después de lo anteriormente relatado, es decir a principios de 1986, comienza un periodo de realismo mágico, por decir lo menos. Estas cosas solo pueden ocurrir en Latinoamérica. Teníamos en la radio, en la banda de 11 mts , a un grupo de extraterrestres que estaba dispuesto a responder cualquier pregunta que quisiéramos hacerles.

Yo estaba en Chiloe y traté de aprovechar la coyuntura al máximo, preguntando cosas fundamentales para el progreso de la raza humana:

¿Cuál es el remedio para el cáncer? La respuesta no se hizo esperar y ahí vine a caer en la cuenta de algo que jamás había pensado. No iban mas de cinco minutos de conversación y yo ya estaba perdido. ¡¡ Necesitaba por lo menos ser medico para empezar a comprender !!

¿Que energía usan? Allí algo entendí, pero solamente la idea básica. Necesitaba saber mas física y aceptar ciertos principios de la física de ellos, los que me eran además de desconocidos, ilógicos.

¿De donde vienen?

Del Universo

-Si, pero ¿de qué parte del Universo?

¿Conoces tu el Universo?

Reconozco que algo aprendí en esos meses que siguieron de preguntas y respuestas a través de la radio, pero a una persona no se le puede enseñar Calculo si no domina la Aritmética.

Mientras tanto desde Chile y otros lugares de Sudamérica otros también preguntaban. En ese tiempo y por razones de trabajo yo comencé a viajar mas a menudo a Santiago y los escuchaba:

¡Oye marciano!..... ¡Cántate cuales van a ser los números del Loto!

También había consultas sentimentales:

¿Es cierto Ariel, que mi marido me engaña con la Walesca del kiosko? Etc, etc, etc.

Si hay algo que se debe admirar de los Friendship es su paciencia. Respondían todas las preguntas con una caballerosidad de otra galaxia, no había nada que los sacara de su hablar pausado y repetitivo.

Por suerte no todo se perdió. Yo traté con grandes dificultades, de reclutar a profesionales y especialistas para que hablaran con ellos los que se negaban en un 70% de los casos, especialmente en el gremio médico.

Pero, como decía, hubo honrosas exepciónes entre las que cabe destacar:

Un ingeniero electrónico de Santiago llamado Daniel Morales que consultó sobre la telepatía y que según planos de Friendship comenzó a construir una inmensa antena para recibir ondas telepáticas. La enseñanza iba muy lenta y Daniel creyó que podría adelantarse por su cuenta y probarla. Lo hizo a pesar de las advertencias de Friendship y recibió una fortísima descarga electrica. Eso era imposible, ya que la antena no tenía fuente de alimentación, así es que lo intentó otras dos veces, con similar resultado. Estaba tan shockeado que salió al patio de su casa un momento para calmarse y allí vio, 15 minutos después, como la inmensa estructura se venía abajo sin razón aparente destruyendo parte del techo de su vivienda. Nunca mas volvió a intentarlo y quedó tan impresionado que incluso se fue a vivir a Ancud por dos años para tratar de acercarse a Friendship, lo que no consiguió, ya que nunca mas lo llamaron. Tengo entendido que ahora está de vuelta en Santiago.

Un joven dentista originario de la V Región, que hacía la práctica en un pequeño consultorio rural en la Isla de Chiloe. Esta comunicación se hizo a través de mi equipo de radio, por lo cual yo estuve presente. Los conceptos son tan interesantes y novedosos que hace un año atrás cometí la infidencia de dar su nombre a una periodista, ella lo ubicó pero él se negó a hablar del tema. Respeto profundamente su actitud ya que recién ahora me entero de las desagradables consecuencias que le trajo esta anormal experiencia. Sin embargo en futuros articulos me referiré a los conceptos, aunque por supuesto sin revelar la identidad del profesional.

Un estudiante de medicina, que ahora ejerce como neurocirujano, a quien le debo mucho ya que salvó a alguien a quien yo quiero. Con él también hablé para que narrara su experiencia a la misma periodista, me contestó que lo haría de mil amores pero:.......¡Te figuras!... ¿Qué diría el Colegio Médico?

Hay que tomar en cuenta que desde los sucesos narrados hasta hoy, han pasado mas de 14 años. La gente cambia y la situación es diferente

También están los casos de Mona Topógrafo, Palomo Blanco, Pancho California y otros, todos estos nombres radiales a quienes no conozco personalmente pero que me consta que participaron en el caso a través de sus aparatos y que han optado por un sabio y respetable silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada