¿Para qué?

Debo aceptar que a esa altura de los acontecimientos, comencé yo mismo a cuestionarme y por qué no decirlo, a aterrarme.

¿Qué estaba sucediendo?

¿En qué me estaba metiendo? y ¿Para qué?

¿Valía la pena?

Ya no podía relacionarme normalmente con la gente. Mi circulo de conocidos se reducía a unos cuantos ufólogos, a algunos esquizofrénicos, a dos o tres vivos que me proponían negocios de dudosa moralidad y a una parvada de locos que me seguía para que viera junto a ellos fenómenos celestes que no existían.

Las pocas amistades que aun me quedaban me miraban como bicho raro. Hasta los allegados a Friendship como Cristina y Octavio me veían con temor atribuyéndome muchos más poderes que los que en realidad tenía.

Además ¿Para qué me servían esos poderes, si incluso asustaban a la gente que yo amaba?

En la vida real no era capaz de solucionar mis propios problemas, tanto familiares como económicos. En la parte material iba derecho al abismo y en la parte humana estaba totalmente solo. ¿Para qué?.

Decidí preguntárselo a Friendship.

Fue una de las pocas reuniones que tuvimos en Santiago.

Ellos, Gabriel, Miguel, Rafael y Helga, venían de Valparaíso y pasaron por mi casa, en la parcela de Santa Ana de Chena, un día de otoño. Yo ya vivía solo.

Como era su costumbre, aparecieron al anochecer trayendo consigo el pan y el vino. Allí pregunté, con todo el respeto que pude, ¿Para qué?

Nos alegra mucho que preguntes esto, lo estábamos esperando
-¿Por qué?
Porque solo te has dado cuenta, que el conocimiento en sí, como tal, no sirve
 de nada,  si no tiene un propósito. Solo lleva a la corrupción. 
-¿Y cuál es ese propósito?
Los Ángeles del Señor te necesitan
-¿ Y para qué me necesitan?
Para que cumplas una labor similar a la nuestra, es decir que ayudes para establecer 
una comunicación entre ellos y otros  
-¿Y para eso tengo que ser brujo?
No, brujo no, pero necesitas ciertas capacidades para poder comunicarte directamente con
ellos, y no como ahora, que solo puedes hacerlo a través nuestro .
-¿Y por qué no nos comunicamos ahora? – (Esto como que molestó un poco a Gabriel).
Ernesto, te estás comportando como la mayoría de la gente de este planeta, con un egoísmo
y una arrogancia increíble 
-¿Por qué?
Los norteamericanos exigen que los extranjeros les hablen en inglés, los campesinos
franceses quieren que los que vienen de otro sistema estelar les hablen en su idioma 
y los chilenos, que se dirijan a ellos en el mal español que hablan. 
¿No creen que están pidiendo demasiado? 
-Elijamos entonces un idioma que ambos podamos hablar.
¿Hablar?¿Tu crees que por que tu te comunicas con los tuyos a través de sonidos articulados, 
todos los habitantes de esta y otras galaxias tienen que hacerlo de la misma forma ?
-Nunca había pensado en eso.
Mira.- dijo Gabriel señalando una sinuosa línea en la enyesada pared de la habitación. Di vuelta la 
cabeza y solo vi una fila de hormigas que ordenadamente cruzaba una esquina de la muralla.
¿Crees que se comunican entre ellas? 
Sé que lo hacen.
¿Cómo? 
Lo ignoro.
A través de vibraciones táctiles que comunican con sus antenas al chocarlas. 
¿Has tratado de hablar con ellas? 
No.
Bueno, nosotros tampoco, sin embargo son una sociedad de seres vivientes organizada, que 
lleva millones de años conviviendo con el ser humano en este mismo planeta, y aun no se 
comunican .
No creo que tengan mucho que contar.
Otros seres, mucho más evolucionados que los terrícolas, tendrían  derecho de pensar lo 
mismo sobre nosotros, ¿No crees?.
¿Es tanta la diferencia?
Más aun de lo que puedas imaginar. Piensa: recién se están abriendo las puertas de la 
informática y ... cuanto ha cambiado la humanidad, en estos pocos años.
Figúrate, no en 10 o 20 años más, sino en 5.000.-
Recién estamos vislumbrando la posibilidad de la ingeniería genética y dentro de poco se 
conocerá el genoma humano,¿Te figuras la raza terrícola, mejorada, en 5 o 10 mil años más?
(1)
¿Se producirán clonaciones?
No solamente eso,sino muchas otras manipulaciones de las que tu ni siquiera has oído hablar 
 ¿Cuándo ocurrirá eso?
Estamos comenzando, aunque solo de manera selectiva. La comunicación masiva solo se
producirá cuando se hallan logrado ciertas metas tecnológicas .
¿Cuáles?
Entre otras, mejorar el hardware para lograr una integración informática .
-¡Mejorarlo más aun! Y ¿Para qué?
Es similar al caso de las hormigas. El sistema de comunicaciones que los Ángeles del Seño
usan, es tan distinto para nosotros como el de las hormigas o de las abejas. Tú, talvez,
podrás algún día comunicarte con ellos a través de la telepatía, pero así y todo, nunca se
logrará una comunicación absolutamente fiel. 
Aun nosotros en la Congregación no logramos el 100%. Son esquemas de pensamiento 
diferentes y lo que se transmite telepáticamente son conceptos y nadie puede poner dentro 
de tu cabeza un cierto conocimiento, si tu no tienes ya, por lo menos, la base de dicho 
concepto .
Hay que pensar que un error de interpretación en un concepto científico puede producir
un caos.
¿Qué se puede hacer entonces?
Solo una cosa: que los computadores de ellos conversen con los de nosotros, en un mismo
lenguaje. 
¿Y por qué no se hace?
Primero, porque los terrícolas necesitaron miles de años para desarrollar el concepto de un
computador y ahora, que existe, la diferencia tecnológica entre los de ellos y los nuestros,
 es demasiado grande .
¿Qué se puede hacer entonces?
Lo que se está haciendo. Ayudándolos a Uds. a que mejoren sus computadores y bajando las
prestaciones de los de ellos. 
¿Dónde se está haciendo eso?
En todo el mundo. ¿Tu crees que este florecimiento repentino de la inventiva en informática,
en estos últimos años es algo lógico y casual? 
-Por lo menos lo creía.
Tan lógico y casual como el florecimiento repentino y sin base de la astronomía y las 
matemáticas en los antiguos mayas y egipcios, que en unos pocos años, de vivir en chozas,
pasaron a construir pirámides. 
 (1) Esto sucedía en 1989. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada